Toll free: 01800.501.0101

Toll free: 01800.501.0101

Go to COI-Maxi

Cáncer colorrectal:

Diagnóstico

Diagnóstico

Si los exámenes revelan un área anormal (como un pólipo), será necesario efectuar una biopsia en búsqueda de células malignas. Con frecuencia el tejido sospechoso puede extraerse durante la colonoscopia o sigmoidoscopia.

Cuando la biopsia revela la presencia de un tumor maligno en el colon, el médico necesitará saber la extensión o estadio de la enfermedad para planear el tratamiento adecuado. El estadio se determina viendo si el tumor ha invadido tejidos cercanos, si se ha diseminado a otras partes del cuerpo y, de ser así, a cuáles. Para este fin pueden solicitarse una o más de las siguientes pruebas:

  • Análisis de sangre. Mide un antígeno llamado carcinoembrionario (ACE) y otras sustancias en la sangre. Algunas personas con cáncer colorrectal u otras enfermedades tienen concentraciones elevadas de este antígeno.
  • Colonoscopia. Si la colonoscopia realizada en la fase de detección fue parcial, el médico tendrá que examinar el resto de colon y recto.
  • Ecografía endorrectal (EER). Una sonda de ultrasonido se introduce en el recto. La sonda emite ondas sonoras que rebotan en los tejidos del recto y tejidos cercanos. Una computadora usa los ecos para crear imágenes. La imagen puede mostrar la profundidad del tumor rectal o si el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos o a otros tejidos cercanos.
  • Radiografías del tórax. Las radiografías del tórax pueden mostrar si el cáncer se ha diseminado a los pulmones.
  • Tomografía computada (TAC). Se trata de una técnica de rayos X que dan imágenes detalladas de áreas internas del cuerpo. La TAC puede mostrar si el cáncer se ha extendido a otros áreas.
  • Imagen por resonancia magnética. Es un medio que entrega una panorámica en imágenes de las estructuras internas del cuerpo, empleando ondas de radio.

 

Siguiente: factores de riesgo del cáncer colorrectal →